The Revenge of the Soul Eater

Volumen 3

Capítulo 6: Parte 3

 

Dejando el agujero del dragón sosteniendo a Kuraia inconsciente, me alejé de la parte más profunda de Tittis y me dirigí hacia Ishka.

Mientras evitaba el lugar donde el veneno se había convertido en un mar y atravesaba los árboles, de repente, un fuerte sonido de aleteo vino de cielo.

Me puse en alerta pensando que podría ser el ataque de un monstruo.

Sin embargo, esa alerta se disipó en un instante. Esto se debe a que, junto con el sonido de aleteo, llegó un grito chirriante de “Puii”.

Cuando miré hacia arriba pensando en eso, allí estaba un Wyvern cubierto con escamas de color índigo—–Klau Soras estaba volando.

Parece haber venido de Ishka a recogerme, dándose cuenta de que la presencia de la Hydra ha desaparecido.

Para ser honesto, es un alivio ya que estaba muy cansado. Pensando en eso, intenté mover mi mano hacia el cielo sobre Klau Soras, pero de repente sentí una incongruencia y fruncí el ceño.

Es cierto que es Klau Soras a quien puedo ver a través de los huecos en el bosque, pero siento que además del “Puii”, había otros sonidos de “Pii” y “Grr” que se mezclaban.

Está siendo atacado por otros monstruos—–aunque no parece que Klau Soras esté peleando. En el momento siguiente, cuando me puse dudoso, esta vez una voz humana clara llegó a mis oídos. Y fueron dos de ellos al mismo tiempo.

[¡Sora-dono!]

[¡Sora-san!]

Esas voces de alivio y alegría eran de las hermanas Dragnote en unos Wyvern.

[Fue una orden directa de su majestad. Dijo que voláramos a Ishka y viéramos que sucede]

Cuando pregunté por qué estaban aquí, la hija mayor del duque, Astrid Dragnote respondió así.

Un contenido más detallado fue lo siguiente.

El rugido de la Hydra en los últimos días no solo llegó a Ishka, sino también a la capital real Horus. Aún si no es eso, la estampida estaba cortando la vena del reino que conecta la capital real e Ishka.

Hasta entonces, la corte de Canaria priorizó la defensa de la capital real mostrándose reacios a renunciar a la fuerza, pero las cosas llegaron a este punto, y se vieron obligados a moverse.

Los caballeros dragón fueron enviados al frente. Por supuesto, no fue un despliegue total, la vice capitana Astrid y otros tres trataron de volar hacia Ishka para comprender la situación.

Aunque ocurrió algo inesperado. Debido al rugido del dragón, la mayoría de los Wyvern quedaron incapacitados.

El número de Wyvern activos era como contar los dedos de una mano, y uno de ellos es Ascalon, la sub especie de dragón de Astrid. Y el otro—–

[¡Es mi Clarent!]

La que lo dijo con el pecho en alto fue la segunda hija del duque, Claudia Dragnote.

De la ropa limpia y ordenada de princesa que usaba, se ha convertido en un digno traje de caballero varón. Debido a que su cabello está atado, es posible que la confundan con un chico dependiendo del espectador.

Claudia ni siquiera era un caballero, y mucho menos un caballero dragón, pero parece que tiene una habilidad de familiarizarse como Astrid cuando se trata de montar un Wyvern, y a pesar de que hubo desacuerdos, había una gran esperanza en ella, por lo que se decidió que se dirigiría a Ishka con su hermana mayor.

Entonces, parece que las hermanas que fueron a Ishka se enteraron de la situación por Luna María y las demás e inmediatamente trataron de encontrarse conmigo.

Sin embargo, incluso los Wyvern criados en la casa duque no tenían el coraje suficiente para ir al lugar donde la Hydra estaba alborotándose. Según Claudia, Klau Soras que estaba de vuelta en Ishka, les advirtió que no me molestaran.

Es por eso que las hermanas Dragnote, que habían estado esperando con frustración hasta el día de hoy, se apresuraron hacia la parte profunda con Klau Soras cuando el estruendo de la tierra debido a la Hydra desapareció—–esa fue la razón por la que las dos llegaron aquí.

[¡Sora-san! ¡Este, traje una poción de estamina y una poción avanzada!]

Diciendo eso, Claudia sacó unos frascos de medicina. Era como si los estuviera presionando contra mi pecho, y no era una atmósfera en la que pueda decir “No, gracias”.

De hecho, aparte de la pelea contra la Hydra y contra Goz y los otros, tenía una fatiga pesada debido al agujero del dragón. Recibí agradecidamente la amable consideración de Claudia.

[Sora-dono, ¿Podría ser que esa chica es de Onigashima?]

Esperando a que termine de tomar la medicina, Astrid hizo una pregunta.

Astrid, que sabía sobre Onigashima, puede haber tenido una suposición aproximada después de escuchar sobre las actividades de Kuraia y los otros en la estampida.

Solo pasó un tiempo desde que Jijinbo, un abanderado de Seirin, atacó la capital real. Los ojos de Astrid que miraban a Kuraia eran agudos.

[Así es. Pasaron muchas cosas y se quedará conmigo por un tiempo]

Si se lo explico en detalle, sería largo, así que le contaré la situación. Entonces, Astrid no pareció ofenderse y asintió.

[Entendido. Ahora volveremos a Ishka…..pero, ¿Es posible que pueda montar?]

Recibí una pregunta con un sentimiento de cuidado.

Originalmente, Astrid al recibir una orden directa del rey, tiene mucho que preguntarme. Sobre la Hydra y Onigashima, por lo que no hay nada que pueda descuidarse. Dada la importancia de la situación, no sería extraño que me pregunte por la fuerza.

Sin embargo, Astrid no mostró ese comportamiento, es más como si estuviera preocupada por mí. Es imposible obtener información de mí por la fuerza—–esos ojos gentiles de color amatista decían que esa no es la razón.

Agradecí a la hija mayor del duque por su amabilidad, y asentí a su pregunta de que si era posible montar.

A decir verdad, incluso después de tomar la medicina que recibí de Claudia, la sensación pesada que persistía por el agujero del dragón no desapareció. Sería bastante duro montar a Klau Soras en esta situación, pero eso no significa que pueda mantener a las hermanas Dragnote en las profundidades de Tittis.

Entonces, monté a Klau Soras mientras tragaba unas cosas amargas que surgían desde el fondo de mi estómago. En cuanto a Kuraia, la sostuve firmemente para que no se cayera.

Después de eso, regresé a Ishka mientras era protegido por las hermanas Dragnote.

Cuando llegué a casa, Seal y Suzume me abrazaron mientras lloraban, Luna María y Miroslav tenían ojos llorosos llenos de alegría porque haya sobrevivido, la sacerdote Sarah e Iria que tenía una expresión seria, me tomaron de las manos y expresaron su gratitud. Pasaron varias cosas como esas.

También estaban las llamadas de la administración de Ishka, Elgart y Liddell vinieron del gremio de aventureros, los soldados y aventureros que habían participado en la línea de defensa preguntaron “¿Goz y Klimt están bien?”, las reacciones que acompañan mi regreso no tenían fin.

Aparte de Suzume y las demás, no estaba en condiciones de tratar con la administración o el gremio, así que le pedí a Astrid que anunciara que “explicaré todo mañana” para cortar el bullicio por la fuerza.

Es un hecho que la estampida que atacó Ishka y el surgimiento de la Hydra se resolvieron, y no hay duda de que yo hice una gran contribución.

Por lo menos, deberían permitirme dormir en una cama grande durante todo el día.

Me acosté lentamente mientras pensaba en tal cosa.

Tomó muy poco tiempo antes de que mi conciencia fuera absorbida por la somnolencia.

Un comentario sobre “The Revenge of the Soul Eater

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: