Fukushuu wo Koinegau Saikyou Yuusha wa, Yami no Chikara de Senmetsu Musou Suru

Capítulo 3: Parte 6

El detective, gritando el nombre del culpable

 

[¡D-De todos modos, cerremos la habitación con llave y permanezcamos en silencio….! ¡Dijo que nos dejaría ir si escapábamos hasta las 12 de la noche!]

[¿Y tú le crees?]

[¡Todavía faltan más de seis horas…..!]

[Aun así, lo más seguro seria esconderse]

[¿Qué tal si nos vamos a una habitación donde el héroe no pueda encontrarnos?]

[¿Existe una habitación así?]

Los cuatro daban sus opiniones con caras seria.

Sin embargo, solo una persona sabia que esta charla no tenía ningún sentido.

(—–Porque el demonio está entre nosotros)

No podría creer en absoluto que solo sea la única persona consciente de eso.

(Que montón de idiotas. A pesar de haber una señal tan fácil de entender)

Pero, es un alivio. Gracias a su estupidez, es probable que pueda sobrevivir.

Mientras sonreía en su interior, jugó con un arma secreta que escondió en su bolsillo con la punta de sus dedos.

Con esto, no había nada que temer.

[Vamos a calmarnos, ¿Les apetece un poco de café?]

Mientras limpiaban el sudor frío que recorría sus frentes, cierta persona sugirió eso.

Parece que todos querían cambiar su estado de ánimo. Nadie estaba en contra.

Levantó la mano pensando que la oportunidad había llegado.

[Yo lo haré]

Después de todo, tampoco se refutó esa sugerencia.

(Con esto podré usar la droga)

Dirigiéndose al laboratorio que está en la parte posterior de la sala de almacenamiento, comenzó a preparar el café en la cocina ubicada en la esquina de la habitación. El lado de la habitación estaba tranquilo.

¿Será por los nervios? El tiempo hasta que el olor del café comenzó a emanar se sintió eterno.

De todos modos, lo importante es una mente despejada.

(Todo está bien. No hay que temerle a alguien como el héroe)

Porque él es un hombre que ha cometido un “error tan superficial”.

Diciéndose eso a sí mismo, tragó saliva.

Preparó cuatro tazas y vertió el café.

Dejó caer unas gotas de la droga sobre dos de ellas.

Los que beban este café lleno de droga, matarían al héroe.

Por eso, piensa esconderse en esta habitación hasta que todo haya terminado.

(Los dos que se transformarán en berserkers morirán solos con el tiempo)

Transportando las tazas en una bandeja, se las repartió a cada uno.

Al ser muy estúpidos, no dudaron y le agradecieron.

Entonces, dos personas pusieron las tazas en sus bocas.

Ahh, siento que voy a reír. Pero—–

Una persona de quien sospechaba que era el héroe le hizo una petición extraña.

[¿Puedes cambiar el tuyo con el mío?]

No se sabia porque le pidieron tal cosa.

Trató de sonreír y preguntar tanto como sea posible para que no se diera cuenta de su estado de alerta.

[¿…..Por qué?]

[Porque hay una posibilidad que le hayas puesto algo al café. Ante tal situación, cuando se dice “Vamos a beber un poco de café”, alguien es envenenado en la mayoría de las historias]

La persona de la que sospechaba, lo dijo sin reservas.

Los dos que ya habían bebido el café, sujetaron sus gargantas con las caras azules.

[Especialmente es una situación en la cual hay una droga que convierte a las personas en monstruos. Es posible que nos quieras convertir en monstruos y hacernos luchar contra el héroe]

Era un buen razonamiento. Sin embargo, ya era tarde.

[Si pensabas en eso, ¿no debiste detenerme antes?, esos dos ya lo han bebido. Además, mi taza y la tuya no tienen veneno]

[¡E-Espera un momento! ¿Qué quieres decir con “mi taza y la tuya”?]

[N-No me digas que…..]

Los dos idiotas miraron sorprendidos.

Habría sido mejor fingir no saber nada. Faltaban cinco minutos hasta que ellos se transformen el berserkers por esta “droga modificada”.

Solo era cuestión de tiempo. Pero, sintió que no sería interesante.

Quería alardear lo que había planeado y de que había funcionado.

No pudo suprimir ese impulso de ninguna manera.

[¿No me digas que realmente no has envenenado…..?]

[¡C-Como pudiste…..!]

[Escuchemos lo que tienes que decir—– ¡Doctora Rine Beneke!]

Los tres miraron al unísono a Rine Beneke.

[Oye, ¿Qué te parece dejar esa actuación tan obvia?]

[¿Doctora? ¿Qué está diciendo?]

Los otros dos al que no los miraban movían sus ojos preocupados.

La doctora Rine Beneke distorsionó sus labios rojos y levantó su delgada ceja.

[¡Pude darme cuenta, que el héroe está entre nosotros!]

[¿Q-Qué has dicho?]

[Fue todo este tiempo. Esa conversación en la sala de reuniones. Recuerden. Esta persona ha estado diciendo cosas extrañas]

La doctora Rine Beneke dijo lo que esa persona había dicho en la sala de reuniones con una cara orgullosa.

[“El héroe ha venido aquí para vengarse. Se adhiere a la regla de “devolver todo lo que hicieron”. Eso tampoco debería cambiar esta vez.”—–Dime, ¿Cómo sabias todo eso?]

Arreglándose el marco de sus lentes, la doctora Rine Beneke le cuestiona a cierta persona.

[¿Qué el héroe devolverá todo lo que hicieron? No había nada escrito sobre eso en la carta. Además, eso de que “se adhiere a la regla”. Veo que entiendes muy bien al héroe]

[………..]

[Es normal pensar en el héroe como un lunático. Pero, no se pensaría que se está adhiriendo a una regla. Porque es un asesino lunático después de todo. Nadie pensaría que es alguien normal. Aparte de él mismo]

[………..]

[Tu intención era hacerte pasar por esa persona y hablar con nosotros con confianza, pero hablaste de más. Los tontos hablan mejor…..es uno de mis argumentos]

[………..]

[Bien, que me dices ahora, Lucas-san. ¡No, héroe Raúl!]

Mientras los ojos de la doctora brillaban, gritó el nombre de Lucas, no, de Raúl.

El hombre que fue nombrado estrechó sus ojos sin emoción alguna.

[¡Ajajajajaja! ¡Ahí lo tienes, héroe Raúl! ¡Los genios siempre ganan en cualquier momento!]

En ese momento, las esquinas de la boca de Lucas se levantaron.

Al mismo, unos fuertes aplausos resonaron en la sala.

[Lo hiciste bien al haber llegado hasta aquí. Felicidades, doctora Rine Beneke. Mezclé algunas pistas para no ser descubierto, pero ¿fue demasiado fácil?]

[¿Q-Qué pasa? ¡Pretendiendo estar tan tranquilo…..! ¡Admítelo de una vez! ¡Tu perdiste este juego del escondite! ¡Porque yo te he encontrado! —– Vas a morir aquí. ¡Morirás a manos de estos monstruos!]

Girando su mirada, el director Da Costa y Johannes temblaron.

[¿M-Monstruos…..?]

Tenían una cara de no saber lo que pasaba.

[Así es, ustedes se transformarán en berserkers en aproximadamente un minuto. ¿Ya lo olvidaron? Estábamos hablando sobre lo de poner la droga en el café]

[¿Nos has envenenado…..?]

[La droga que tomaron es un producto mejorado. Aunque se necesita cinco minutos para convertirse en berserkers, la fuerza al momento de cambiar es cien veces más fuerte que los prototipos. ¡Ajajajajaja! ¡Ni siquiera el héroe podrá contra eso! ¡Ajajajajaja!]

El héroe Raúl, al que todos temen.

Ella no pudo evitar sentir tanta alegría al poder acorralar a tal existencia. Pero—–

[¿…..Eh? Espera un momento. ¿Esto se acabó?]

Por alguna razón, el héroe que estaba disfrazado de Lucas preguntó con duda.

¿Qué significa esta reacción? La doctora Rine Beneke que se supone que había ganado, sintió incomodidad.

[¿Eh?]

[Nada de “¿Eh?”. ¿Acaso piensas que se acabó con ese razonamiento?]

[¿N-No quieres aceptar la derrota?]

[No, no, no, no es nada de eso]

(¿Q-Qué pasa…..? ¿Qué significa esto…..? ¡No, no debo dejarme engañar…..!)

Seguramente esta es su estrategia.

Al parecer estaba tratando de ganar algo de tiempo porque estaba acorralado, y en ese momento pensar en su próximo movimiento.

[Fum, que hombre más tonto. Mientras más tiempo pase, eso me beneficia]

El tiempo ya había llegado.

[¡Bien, mis berserkers! ¡Acábenlo!]

¿……..? Era extraño. Debería haber pasado cinco minutos desde que se tomaron la droga.

Sin embargo, el director Da Costa y Johannes no han cambiado en absoluto.

[No puede ser….. ¿aún no han pasado los cinco minutos…..?]

[No importa cuantos minutos o cuantas horas pasen, es inútil]

[¿Eh?]

[Porque esa droga solo funciona en personas vivas]

[¿…..Eh?]

El héroe que se supone que estaba disfrazado de Lucas, estaba sonriendo felizmente.

Esa sonrisa era tan aterradora, que la doctora Rine Beneke se estremeció.

[¿P-Por qué…..?]

Hasta hace un momento, ella estaba en una posición completamente ventajosa.

Estaba riéndose del héroe desde una posición alta.

Entonces, ¿Por qué siente tanto miedo ahora?

[Estas muy emocionada solo por resolver un misterio que hasta un niño podría hacer. Pensé que eras alguien más perceptiva, que decepción]

[…..Huh]

Cuando Lucas movió sus dedos, se eliminó toda la magia que el héroe había puesto.

[Ah…..ahhhh…..]

La doctora Rine Beneke retrocedió y se sentó frente a la verdad revelada.

Estaba tan aterrada que no podía ni gritar.

Ni siquiera era posible desviar la miraba de lo que estaba ante sus ojos.

Un joven vistiendo una túnica color negro azabache, la estaba mirando con unos ojos rojos como si estuvieran ardiendo.

Las cosas que eran el director Da Costa y Johannes, estaban detrás del héroe.

No, incluso ahora siguen siendo el director Da Costa y Johannes. No hay duda de eso.

Pero, la doctora Rine Beneke solo pudo reconocer a los dos como monstruos con piel azul.

[Usé una ilusión para que se mostraran como si estuvieran vivos, pero estos estaban muertos cuando aparecí en la sala de reuniones. Mientras controlaba sus cadáveres con mi magia, aproveché la ilusión para hacer como si hablaran. Y yo seguí simulando ser Lucas. Era mucho trabajo, pero fue muy divertido]

[N-No puede ser…..]

[Declaraste que el enemigo estaba entre compañeros. No había un enemigo entre los cuatro. Estabas sola entre el enemigo]

El héroe comenzó a reír como si no pudiera contenerse.

[Además, Pff….. ¡Ajajaja! Eso de “Acábenlo”. ¡Ajajaja! ¡Por lo menos debiste asegurarte de que se hubieran convertido en monstruos!]

[………..]

[Me gusta hacer caer a los presumidos. Por eso usé esta estrategia tan problemática. Pero, con todo lo que me reí, valió la pena todo el esfuerzo]

Las lagrimas cayeron de los ojos de la doctora Rine Beneke.

Nunca se habían burlado de ella de esta manera desde vino al mundo.

Ahora su corazón estaba como a punto de volverse loco por el dolor al haber hecho pedazos su orgullo en lugar del miedo.

[Bueno, parece que has desperdiciado tu arma secreta, ¿Qué harás, doctora Rine Beneke?]

Al contrario de la doctora Rine Beneke quien estaba herida y confundida, el héroe Raúl hizo una sonrisa brillante y extendió los brazos.

Anuncios

2 comentarios sobre “Fukushuu wo Koinegau Saikyou Yuusha wa, Yami no Chikara de Senmetsu Musou Suru

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: